One Health: Una Sola Salud

El concepto de “Una sola salud” (en inglés, One health) se introdujo a comienzos del año 2000 para poner nombre a una noción conocida desde hace más de un siglo: la salud humana y animal son interdependientes y están vinculadas a los ecosistemas en los cuales cohabitan.

Más específicamente, el concepto de One health se define como “los esfuerzos de colaboración de múltiples disciplinas (medicina, biología, veterinaria, ecología, etc.) a nivel local, nacional y global con el fin de lograr una salud óptima para las personas, los animales y nuestro medio ambiente”.

En los últimos años se han producido importantes cambios en las interacciones entre personas, animales, plantas y nuestro medio ambiente, que ha llevado a un resurgir de este concepto. Entre estos cambios podemos destacar:

  1. El crecimiento de la población humana y su expansión a nuevas áreas geográficas. Este hecho ha llevado a que muchas personas vivan en estrecho contacto con animales salvajes y domésticos, aumentando las posibilidades de que las enfermedades de animales pasen a las personas. Son las llamadas zoonosis.
  2. Cambio climático y uso que se le da a la tierra (ganadería intensiva y deforestación). Así, la ganadería intensiva tiene sus efectos en la deforestación, elevado consumo de agua y contaminación del suelo a través de las heces (expulsión de antibióticos y otros residuos al suelo), así como de amoniaco proveniente de los piensos que se consumen. A su vez, la deforestación tiene muchos efectos negativos para el medio ambiente, incluyendo la pérdida del hábitat de millones de especies, las cuales buscan nuevos nichos cada vez más cerca de las personas, entran en contacto con ellos y aumentan así el riesgo de zoonosis.
  3. Movimiento global de personas, animales y alimentos. En un mundo cada vez más interconectado e interdependiente, las enfermedades y vectores de transmisión se pueden dispersar rápidamente a través de las fronteras a nivel mundial, como ha ocurrido con la COVID-19.

Las áreas en las que el enfoque de “One health” es especialmente necesario son la inocuidad de los alimentos, el control de zoonosis y la lucha contra la resistencia a los antibióticos.

El caso de la resistencia a los antibióticos es un buen ejemplo de la necesidad de colaboración interdisciplinar para atajar la diseminación de microorganismos resistentes y genes de resistencia entre ambiente, animales y humanos. Debido a la velocidad de propagación desbocada, se estima que la resistencia a los antibióticos conducirá a una grave crisis de salud pública antes de 2050, que puede causar más de 10 millones de muertes y una carga financiera mundial de casi 100 billones de dólares.

Esta crisis ha sido debida a que los antibióticos, aunque hoy en día está legislado su uso, han sido ampliamente utilizados en ganadería no solamente para le tratamiento de infecciones, sino también como profilaxis y promotores de crecimiento. Este abuso en el consumo de antibióticos ha llevado a la selección de bacterias resistentes que pueden transmitirse al humano a través de la cadena alimentaria. En este papel diseminador, el ambiente tiene gran importancia ya que, por ejemplo, los excrementos de los animales que pueden contener trazas de antibióticos o bacterias resistentes se pueden filtrar y llegar a contaminar el agua de los ríos. En los ecosistemas acuáticos, los antibióticos ejercen continuamente una presión selectiva e irreversible, afectando a la comunidad bacteriana. Esto plantea la posibilidad de que mutaciones espontáneas generen resistencia a los medicamentos y promuevan la transferencia horizontal de genes entre la comunidad bacteriana a través de elementos genéticos móviles, induciendo así la propagación descontrolada de los genes de resistencia. Además, la resistencia cruzada o co-resistencia de desinfectantes, metales pesados y antibióticos también podría ser un mecanismo subyacente para la promoción de la resistencia a los antimicrobianos. Finalmente, varias investigaciones sugieren que el agua potable podría ser un reservorio de bacterias y genes de resistencia, pudiendo ser un gran problema para la salud pública.

Este es solamente uno de los muchos ejemplos de diseminación de resistencia a los antibióticos en un concepto One Health. También podemos encontrar esta diseminación desde las aguas residuales al ambiente, si los tratamientos no son lo suficientemente potentes para eliminar residuos de antibióticos, bacterias resistentes y/o genes de resistencia.

Por lo tanto, necesitamos herramientas para poder detener esta diseminación de la resistencia a los antimicrobianos. En este punto, el enfoque One Health es altamente necesario.

Sara M. Soto González

Barcelona Institute for Global Health - Campus Clínic; Hospital Clínic - Universitat de Barcelona

¿Cómo citar este artículo?

Soto González, S. One Health: Una Sola Salud. Bepsalut [Internet]. julio 202225. [Consultado el _____].
Disponible en: https://bepsalut.com/es/article/una-sola-salud-one-health/
Fecha de publicación

julio 2022

Autor/a

Sara M. Soto González

Tiempo de lectura

3 minuts

Etiquetas

, ,

Compártelo:
Print Friendly, PDF & Email
Descarga en PDF

Artículos que también te pueden interesar

Recibe el boletín en tu bandeja de entrada
Quiero suscribirme