Reflexiones sobre la salud planetaria: desafíos y oportunidades

La Salud Planetaria emerge como un concepto crucial que define los efectos de la activitad humana en el funcionamiento de los sistemas naturales y sus impactos en la vida del planeta, poniendo de relieve que la salud humana depende de la salud de los sistemas naturales de la Tierra.

La revisión histórica del concepto revela un crecimiento paralelo con los desafíos globales, subrallando la necesidad de un cambio profundo en el modelo de progreso social. La explotación excesiva de los recursos naturales y la destrucción de especies o el cambio climático son solo la punta del iceberg de un problema mucho mas profundo: la relación depredadora de la humanidad con el entorno que le permite la vida.

Así pues, el concepto de Salud Planetaria ha ganado terreno como marco esencial para entender y abordar los desafíos sociales y de salud que afronta la humanidad en el siglo XXI. Esta noción, ya advertida por geógrafos y ambientalistas hace décadas, ha cobrado urgencia ante la evidencia científica devastadora sobre el estado actual y los escenarios imprevisibles que se abren ante nosotros.

Desde hace décadas, conocemos los límites de carga de nuestro planeta y sus impactos negativos para la vida. Los riesgos y problemas están claramente identificados, juntamente con las posibles respuestas. Aunque se están realizando progresos en este sentido, aún son necesarios cambios. El calentamiento global que avanza más rápido de lo previsto, superando los límites establecidos por los acuerdos de París, pone de relieve la necesidad de acción.

Es urgente realizar cambios profundos en nuestras sociedades y la manera como interactuamos con la Tierra. Es evidente que se debe poner fin al modelo económico y social actual que ignora los límites planetarios. Esto implica un cambio radical en la manera de pensar, generar conocimiento y gobernar nuestras sociedades.

En este contexto es crucial comprender la relación entre la salud planetaria y los determinantes sociales de la salud. Se ha propuesto una sistemática de análisis en ciudades mediterráneas destacando los efectos en la equidad en salud. El cambio climático interacciona con estos determinantes y acentúa las desigualdades, como se ha demostrado en diversos estudios sobre mortalidad por olas de calor, distribución de enfermedades transmisibles y otros factores.

La vulnerabilidad, como aspecto clave a tener en cuenta, incluye la exposición, la adaptación y la sensibilidad ante los impactos del cambio climático. Se han explorado diversas estrategias de adaptación y mitigación, como la creación de refugios climáticos y el incremento de espacios verdes. Estas experiencias son pasos en la dirección correcta, pero insuficientes si no se abordan las causas estructurales y se promueve un cambio significativo en la percepción del riesgo y la responsabilidad colectiva, especialmente por parte de los gobiernos y de las grandes corporaciones.

La participación ciudadana en la toma de decisiones políticas vuelve a ser fundamental. Es necesario reconocer la influencia persistente de las estructuras de poder y privilegio en el abordaje del cambio climático, que frecuentemente contradicen los principios de justicia social y climática.

Los impactos del cambio climático en la salud humana son cada vez más evidentes, con un aumento alarmante de olas de calor, períodos de sequía y enfermedades infecciosas. Los sistemas de salud y sociales se enfrentan a retos enormes y necesitan adaptarse con urgencia.

Por lo tanto, es urgente la necesidad de incluir la salud planetaria en la agenda política.

La inclusión de la Salud Planetaria en la agenda política y la implementación de planes de acción, como la estrategia de adaptación al cambio climático de Cataluña, son pasos necesarios, pero no suficientes. Los planes tienen que trascender el ámbito local y abordar las cuestiones estructurales globales, promover una mayor conciencia y acción ciudadana, y redefinir los conceptos de justicia social y climática.

Continuamos basados en un modelo económico caducado que ignora los límites planetarios y la justicia social, que juntamente con la falta de adaptación de los presupuestos públicos a la emergencia climática, perpetúan un ciclo insostenible de consumo-explotación que olvida el bien e incrementa la injusticia social y planetaria.

La felicidad, mal entendida como la acumulación de bienes y actividades (el TENER y el HACER por encima del SER), ha de ser replanteada hacia valores de sobriedad y austeridad, y hacia una nueva relación con nuestro entorno.

Afrontamos un momento crítico en el que la inacción o las medidas parciales no son una opción viable. La Salud Planetaria exige un compromiso colectivo para transformar profundamente nuestra manera de vivir, pensar e interactuar con el mundo que nos rodea.

En última instancia, es esencial reconocer que el cambio climático es una cuestión que nos afecta a todos y todas, independientemente de nuestros ámbitos de acción. A pesar de las incertidumbres y los desafíos, tenemos la oportunidad de liderar una transición hacia un futuro más sostenible y equitativo. Eso requiere una acción decidida y coordinada en todo el mundo, con un compromiso decidido por parte de todos los actores implicados, empezando por uno mismo.

La única responsabilidad que no puedes eludir es el compromiso contigo mismo.  

Pau Batlle i Amat

Coordinador del Observatorio Social, Ambiental y de Salud de Dipsalut

¿Cómo citar este artículo?

Batlle i Amat, P. Reflexiones sobre la salud planetaria: desafíos y oportunidades. Bepsalut [Internet]. abril 202429. [Consultado el _____].
Disponible en: https://bepsalut.com/es/article/reflexiones-sobre-la-salud-planetaria-desafios-y-oportunidades/
Fecha de publicación

abril 2024

Autor/a

Pau Batlle i Amat

Tiempo de lectura

4 minuts

Etiquetas

, , , , ,

Compártelo:
Print Friendly, PDF & Email
Descarga en PDF

Artículos que también te pueden interesar

Recibe el boletín en tu bandeja de entrada
Quiero suscribirme