4th International City Health Conference

Ciudad: espacio saludable

La conceptualización actual de la salud va mucho más allá de la ausencia de enfermedad. De hecho, cada vez hay más evidencia del papel de los determinantes políticos, económicos, sociales y del entorno, así como de las relaciones de poder en las sociedades, como el género, la clase social o el origen sobre la salud1. En este marco, las ciudades y las administraciones locales tienen un papel clave en el bienestar de sus residentes, debido a las competencias y a la proximidad a la ciudadanía. 

Entorno urbano y envejecimiento

El bienestar mental de las personas mayores se relaciona con el acceso a redes sociales y en zonas verdes. El acceso fácil a zonas verdes promueve la salud de la población de más edad porque aumenta los paseos, promueve el bienestar psicológico, ayuda a recuperarse de las enfermedades y mejora el humor2. Por otro lado, el entorno urbano no ruidoso facilita la interacción social, ya sea prevista o casual, a través de las actividades cotidianas, los encuentros fortuitos en la calle y la sensación de seguridad y comodidad3. Las características físicas del barrio afectan la movilidad, la independencia y la calidad de vida4 y existe una estrecha relación entre el entorno del barrio y la percepción del estado de salud5. En particular, la persona mayor necesita su barrio en mayor medida que los adultos jóvenes; lo mejor es envejecer en el lugar donde se ha vivido6.

Un ejemplo de programa intersectorial para las personas mayores: Actívate en los Parques de Barcelona

Los municipios, mediante la estructuración de los entornos, pueden promover la relación y la actividad física, pero en las grandes ciudades la colaboración intersectorial es limitada7. En Barcelona, trabajando para superar las barreras sectoriales, el 2008 se emprendió el programa Actívate en los parques de Barcelona, una intervención de actividad física monitorizada en parques y plazas urbanas, de forma coordinada entre las áreas de Deportes, Salud y Medio Ambiente. El programa pretende promover la vida saludable de las personas mayores en sus propios barrios, especialmente los menos favorecidos, mediante la actividad física adecuada y continuada en espacios accesibles a pie. Comprende dos sesiones gratuitas semanales de una hora de taichí y caminatas sencillas complementadas con actividades de atención y de memoria 8,9.

  Su implantación siguió el modelo de universalidad proporcionada, es decir, se abrieron espacios en toda la ciudad, priorizando la oferta en los barrios con más privación socioeconómica. Actualmente hay dieciséis puntos de actividad distribuidos en toda la ciudad, diez de los cuales en zonas desfavorecidas. 

 La evaluación forma parte del programa e incluye el seguimiento de indicadores de proceso (inscripción y participación) y la medida de la satisfacción y de indicadores de resultado. Desde el inicio del programa la inscripción y participación han ido en aumento, según la apertura de nuevos grupos, y la satisfacción es superior al 95%. En el estudio evaluativo de 2011, las persones participantes en Actívate (N=XXX) tenían en mayor proporción un nivel de estudios primarios que la población total de la ciudad. Además el estudio mostró un incremento de la autopercepción de la salud (81,6%), menor uso de los servicios de atención primaria (24,5%) y un aumento del 61,3% de la práctica de actividad física.

 Las ciudades pueden ofrecer oportunidades para el bienestar y la salud sumando fuerzas entre sectores con perspectiva de equidad.


Bibliografía

[1] Buck D, Gregory S. Improving the public’s health. A resource for local authorities. The King’s Fund. 2013. [disponible en http://www.kingsfund.org.uk/publications]

[2] De Vries S, Verheij R. Natural environments-healthy environments? An exploratory analysis of the relationship between greenspace and health. Environment and Planning. 2002; 35:1717-31

[3] Barton H, Urbanisme i salut: una parella lògica. Barcelona Societat. 2010:19:17-23

[4] Lui C, Everingham J. What makes a community age-friendly: a review of the international literature. Australian J of Ageing. 2009;28:116-21

[5] Cummins S, Stafford M, Macintyre S, Marmot M, Ellaway A. Neighbourhood environment and its association with self rated health: evidence from Scotland and England. Epidemiol Community Health. 2005; 59:207-13

[6] Russell C, Hill B, Basser M. Older people’s lives in the inner city: hazardous or rewarding? Aust NZ J of Public Health. 1998; 22:98-106

[7] National Heart Forum. Building Health Creating and Enhancing Places for Healthy Active Lives. Londres: National Heart Forum, Living Streets i CABE, 2007

[8] Pont P. Efectes d'un programa d'activitat física sobre la memòria en la gent gran. Tesis doctoral 2005. http://www.tdx.cat/TDX-0601106-112723.

[9] Pont P, Carroggio M. Ejercicios de motricidad y memoria con personas mayores, Barcelona; Paidotribo, 2008.

Mireia Garcia Carrasco i Elia Díez

Agencia de Salud Pública de Barcelona

¿Cómo citar este artículo?

García Carrasco, M.; Díez, E. 4th International City Health Conference. Bepsalut [Internet]. febrero 201611. [Consultado el _____].
Disponible en: https://bepsalut.com/es/article/4th-international-city-health-conference-2/
Fecha de publicación

febrero 2016

Autor/a

Mireia Garcia Carrasco i Elia Díez

Tiempo de lectura

3 minuts

Etiquetas

, , ,

Compártelo:
Print Friendly, PDF & Email
Descarga en PDF

Artículos que también te pueden interesar

Recibe el boletín en tu bandeja de entrada
Quiero suscribirme